Cómo reabrir la piscina este verano con seguridad frente al coronavirus

El verano está a la vuelta de la esquina y la buena noticia es que, a pesar de la crisis sanitaria, podremos disfrutar del baño en la piscina no sin tener en cuenta una serie de recomendaciones para garantizar la seguridad e higiene adecuadas.

Según han señalado los expertos del CSIC en un estudio, es «poco probable» que la COVID-19, causado por un coronavirus, se pueda transmitir a través del agua de la piscina, donde los habituales productos de desinfección empleados para su mantenimiento garantizarían la seguridad e higiene frente al virus, pero alertan de que el contagio puede producirse fuera de ella.

piscina higiene coronavirus

Protocolo piscinas coronavirus

En este sentido, el Ministerio de Sanidad acaba de publicar un protocolo con el objetivo de establecer las medidas básicas de seguridad para garantizar la salud de los ciudadanos en las piscinas.

Dicho documento, consensuado con las comunidades autónomas y el sector que gestiona este tipo de establecimientos, incide en medidas en el entorno de la piscina, así como dentro de ella, donde se debe de guardar la distancia de seguridad al igual que en cualquier otro espacio.

Asimismo, los usuarios, al igual que en nuestra vida cotidiana, deben llevar a cabo una adecuada higiene, frecuente lavado de manos, así como ducharse antes y después del baño en la piscina.

 

Higiene y seguridad del agua de la piscina

El agua de los vasos debe contar con un proceso de depuración física y química, la renovación mediante adición de agua de aporte y la realización de controles operativos o rutinarios.

Según el protocolo del Ministerio, para eliminar el virus hay que mantener correctamente el tratamiento y niveles de desinfección residual en el agua.

Entonces, ¿es suficiente con la recomendación de cloración y depuración habituales para desactivar el virus? Sí. En este sentido, desde el CSIC recomiendan una concentración de entre 1 y 3 mg/litro de cloro libre para inactivar al virus y un pH de entre 7.1 o 7.6, parámetros recomendados para la higiene rutinaria de las piscinas.

Si utilizas sal en lugar de cloro, el tratamiento habitual también desactiva al virus.

 

Higiene de las instalaciones de la piscina

Además, es esencial que se realice una exhaustiva limpieza antes de proceder a la desinfección de todo el mobiliario (vaso, corcheras, escaleras de acero inoxidable, duchas, paredes, etc.) y prestar especial atención a las superficies de contacto más frecuente, como grifos, barandillas o pomos de puerta.

Un aspecto importante a tener en cuenta es la ventilación de los espacios cerrados, como pueden ser baños u otras salas anexas.

Desde el Ministerio recuerdan que el hacinamiento y la ausencia de ventilación son factores que favorecen la transmisión del virus. Por ello, se recomienda abrir puertas y ventanas exteriores para aumentar la circulación de aire en el área.

Puede consultar el documento completo del protocolo aquí, en este enlace (haz clic).

Y para cualquier cuestión relacionada con tu piscina, contacta con nuestros técnicos especialistas en el teléfono 91 887 46 46 o en el correo info@piscisalud.com

 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.